martes, 10 de junio de 2014

COMO SANAR

COMO SANAR De cómo se forma el efecto de defensa depende entonces el cerco emocional que los rodea de niños. El ser, carga su aprendizaje en la disolución de este condicionamiento. Correr el cerrojo en busca de la salida del cerco que los atrapa es cumplir con el propósito de la existencia. Ser de un modo más o menos consciente depende del grado evolutivo del alma, regresando entonces a cada encarnación respondiendo a la madurez de la mente que se manifiesta tridimensionalmente. Se seguirá o no, libremente, el camino del aprendizaje, según la voluntad de ejercer su libertad. Cuál es el origen desde el cual cumplen el propósito es lo que acuerdan en el plano espiritual, con cuáles componentes parentales lograrán desarrollarse, se elije también con sus padres. Esto no determina, sin embargo que todos cumplan con su propósito, y éste es el desafío. Dominar las reacciones emocionales desde el plano del espíritu, mientras se manifiestan en la materia no es posible, pues las emociones solo se registran en el plano tridimensional. Vienen con un mandato? Si. Vienen con la vida resuelta? No. Cada uno, padres e hijos crearán según sus capacidades, pero también con su voluntad, la realidad en la que se desarrollará el vínculo. Dejar entonces el lugar en el que se colocan como libertarios (respecto de la sanación de otros), comienza con la propia liberación, creando la realidad a partir de sus elecciones. Estas son complejas y se determinan responsabilizándose únicamente por si mismos. Esto quiere decir que si por conocer la importancia de la ternura la expresan a sus hijos en el beneficio de la salud emocional del pequeño, no funciona. Sin embargo, si la comprensión de esto es a partir de ti y para ti, y lo destinas a tu hijo, el vínculo resultará saludable. Es parte de lo que decimos de ser más que de hacer. Es parte de lo que significa manifestarse desde la libertad. Comenzar a registrar la información para que esta se manifieste sólo en aquellos momentos en los cuales prestan el servicio como puentes de sanación, por ejemplo, no revalida la propia. Centrarse en cambio en la repercusión profunda, íntima, que tiene cada conocimiento adquirido para sí y por sí, es la vía por la cual estas se internalizan. Un espacio que se vacía de la creencia sobre la propia vulnerabilidad, es lo que los conduce a la unificación. El justificativo de que a través del dolor el niño se fortalece es solo superficial. La base real, el colchón desde donde se crea la salud emocional es solo a través de la ternura. A ese ser le resultará muchísimo más simple encontrar su esencia que aquel que construyó fuertes barreras. Capaces de hacerlo son tanto el que construyó un muro de piedra, como el que levantó una pared de papel. Sólo a partir del reconocimiento personal verán colmados sus sueños de libertad, si es que alguna vez la soñaron, quien no se lo plantea no buscará el camino. Durante el proceso de sanación o de comprensión, que es lo mismo, se manejan inevitablemente desde las barreras que levantaron. El romper sólo un ladrillo del dique logra que el agua fluya libremente. Saldrá entonces la corriente de la sabiduría que proviene de todo el conocimiento que se esconde en el alma, dispersándose a partir de si mismos hacia lo colectivo, luego de esparcirse hacia el propio entorno.

0 comentarios: