domingo, 8 de junio de 2014

EL MANUSCRITO DE MAGDALENA

La relación de Jesús y María Magdalena y el poder de la Alquimia de la Magia Sexual- “The Magdalen Manuscript” de Tom Kenyon y Judi Sion. Ocho Me refiero ahora a mi hermana amada, mi hermana en el Espíritu, la madre de Yeshua, también conocida como María. María fue una alta Iniciada en el culto de Isis, y había sido instruida en Egipto. Esa es la razón por la que José y ella huyeron de la ira del rey de Israel, se dirigieron a Egipto; ella se sentía segura allí entre las Sacerdotisas y Sacerdotes de Isis. Su instrucción fue diferente a la mía, pero ambas servimos a lo mismo. Para explicar mi visión de María, debo referirme a uno de los más profundos secretos del culto de Isis. Según se creía y mantengo que es verdadero, bajo ciertas condiciones, la misma Diosa podría ella misma encarnar, bien al nacimiento o a través de una Iniciación espiritual. María, la madre de Yeshua, cuando era muy joven, fue reconocida por las grandes Sacerdotisas del templo de Isis, por su pureza de espíritu. Fue adiestrada como Iniciada y alcanzó los niveles más altos. Pero más allá de convertirse en una Sacerdotisa, fue instruida para convertirse en lo que se llama una Encarnada. Ser una Encarnada es ser un alma altamente avanzada y requiere pasar por una disciplina y una instrucción espiritual tremenda. En una Iniciación final, María se convirtió en el recipiente de un flujo de energía que provenía de la misma Isis. En este aspecto, era la corporeización de la Madre Cósmica. Era como si hubiera dos-Marías, la humana, pura de espíritu y de corazón, albergando dentro de ella, una entrada directa hacia la Gran Madre, la Creadora de toda materia, del tiempo y del espacio. De este modo, digamos que la mesa estaba dispuesta, para la concepción de un ser de cualidades remarcables que se convertiría en su hijo, Yeshua. Cuando María pasó por lo que la Iglesia refiere como Inmaculada Concepción, ella era testigo de un proceso de inseminación galáctico y Celestial, por el que el Principio del Padre, o Espíritu como nosotros llamamos a esto en el culto de Isis, transfirió su esencia a Isis, la Madre que recibe la semilla del Padre-Madre recibiendo el impulso del Espíritu. Y esta potente y altamente refinada energía espiritual, se aposentó en el útero de María y dio nacimiento a Yeshua. Nueve María estaba junto a los apóstoles cuando vinieron hacia mi en el pozo. Ella inmediatamente me reconoció como una compañera Iniciada por el brazalete de la serpiente de oro que llevaba en mi brazo y por el Sello de Isis que brillaba dentro de mi cuerpo Ka, porque María era bastante clarividente y psíquica. La primera persona con la que mis ojos se encontraron fueron los de Yeshua, y como ya dije, me sentí transportada a otros mundos en su inmensa presencia. La segunda persona que vieron mis ojos fueron los de su madre. En ellos aparecían el reconocimiento y la comprensión de mi estado como compañera Iniciada del culto de Isis, y aunque su instrucción no había sido en la Magia del Sexo, como lo fue el mío, se dio cuenta de que había sido preparada para Yeshua. Entre ellos dos, me sentí elevada en las alas del amor trascendente. Sentí a mi espíritu volar muy alto. Irónico entonces que los siguientes ojos que encontré fueron los de los discípulos de Jesús, que me juzgaron como una puta e incontables generaciones me han considerado de este modo. Sin embargo, a los ojos de Yeshua y a los de su madre, no era una puta sino un claro vehículo de los poderes sanadores y sustentadores de la propia Isis. Llega un momento en la vida de un hombre, sea humano o divino, en que su madre no puede darle la esencia de lo que necesita. Su amor continua, pero lo que se requiere es el alimento desde otra mujer. Yo era esa mujer. María me reconoció a mi y mi papel y mi status Y me entregó a su hijo en aquel momento del pozo. María y yo pasamos mucho tiempo juntas, tiempo en el que dialogábamos sobre la tarea de Yeshua, sus necesidades y mi lugar en su vida. Estaba claro que yo era una servidora de un poder mucho mayor. Había sido preparada para ello, pero debo deciros
que la fuerza de ese reconocimiento aún me estremece. Todavía tiemblo al reconocerlo. En todas aquellas noches y días juntas, María y yo atendíamos a las necesidades de Yeshua y de sus discípulos y en aquel periodo nos hicimos muy cercanas, la amaba -y la amo todavía- por su belleza física, la pureza de su corazón y de su espíritu y la amabilidad que dispensaba a todo el mundo. Desde mi propia comprensión, puedo deciros que María, habiendo servido como vehículo de Isis como una Encarnada, fue una Maestra muy avanzada, pero ahora tras haber servido en todo ello, su maestría y perfección, -su perfección espiritual- es asombrosa. Diez Ella existe en el seno de los niveles celestiales, su compasión y amor fluyen de modo constante para todos los humanos. Está disponible para todos, sin tener en cuenta sus creencias. Cuando alguien la requiere, sabed que ellos son escuchados. Ahora deseo clarificar mis conocimientos. Quiero hablar sobre la Magia Sexual del Culto de Isis y las Alquimias de Horus. Deseo revelar secretos que un Iniciado nunca hubiera revelado aún bajo amenaza de muerte. Pero los tiempos son ahora diferentes. Como sabéis, el tiempo está corriendo y he recibido el permiso de la misma Diosa –más aún, he sido encargada por la misma Diosa- para revelaros algunos de los secretos más celosamente guardados de todos los tiempos. Os son revelados en la esperanza de que os elevareis vosotros mismos a tiempo. Once Las Alquimias de Horus se refieren a un cuerpo de conocimiento y de métodos para la alteración del cuerpo Ka. En esta visión, cuando Ka se corporeiza o adquiere mayor luz y energía, hay un incremento en el campo magnético de uno mismo, y lo que el Iniciado desea se manifiesta más rápidamente. Sin embargo, en la rendición de uno mismo a la propia Alma Celestial, o el Ba, la persecución de deseos personales, aunque no abandonados, no es el principal foco de la entera existencia. En vez de ello, uno mira hacia arriba, como si dijéramos, hacia las más altas capacidades de uno mismo, tal como son percibidas a través de Ba, o del Alma Celestial. El Alma Celestial, o Ba, existe dentro de un nivel de vibración mucho más alto que el cuerpo físico (el Khat) o el Ka (el gemelo etérico o espiritual de la forma física). Dentro del cuerpo Ka hay vías que pueden ser estimuladas y abiertas. La activación de estos pasajes secretos dentro del Ka trae un poder mucho mayor. Las Alquimias de Horus están diseñadas para reforzarlos, para activar las habilidades y poderes latentes del Iniciado mediante lo que se llama el Djed, o los siete sellos ascendentes, lo que los yogis y yoginis de la India llaman los chakras. Doce En la Escuela en que fui instruida aprendimos como activar el Poder de la Serpiente, moviéndolo en trayectorias específicas en la espina dorsal y abriendo circuitos dentro del cerebro. Así se crea lo que se llama el Uraeus. El Uraeus es con frecuencia un fuego azul que se extiende desde la espina hacia el cerebro, tanto lateral como horizontalmente, y ondula con los cambios de energía dentro de estas vías. La activación del Uraeus incrementa el potencial cerebral para la inteligencia, la creatividad y lo más importante: - receptividad ya que la tarea del Iniciado es cambiar la calidad de su propio ser de modo que la armonización a Ba o Alma Celestial sea clara y sin obstrucciones. Trece Cuando me reuní con Yeshua en el pozo la primera vez, la mera proximidad de su presencia activó mis Alquimias internas. Un Poder de la Serpiente se movió por mi espina como si hubiera practicado las disciplinas que había aprendido. La primera noche que estuvimos juntos solos, cogidos del brazo, echados uno al lado del otro, practicamos la Magia Sexual de Isis. Esta forma específica de magia carga al cuerpo Ka con una tremenda fuerza magnética a través del poder del orgasmo físico, porque cuando se tiene un orgasmo sexual hay una tremenda liberación de energía magnética dentro de las células. Según esta energía se extiende da lugar a un potencial magnético listo para ser utilizado. Quiero compartir esto con más detalle, pero para hacerlo tengo que explicar más sobre las ideas básicas del sexo y de la realización espiritual, porque este secreto fue robado por la Iglesia. Catorce Cuando yo, una iniciada de Isis, me uní a Yeshua, había vías específicas que tenía que abrir en mí misma. Sin embargo, me quedé extrañada, al descubrir que muchas de estas vías se abrieron espontáneamente en su presencia. Al comienzo de esta historia mencioné como temblaba como una mujer teniendo que luchar con mis propias pasiones y deseos; porque el camino del Iniciado es usar la energía de la pasión de un modo muy específico y no ser simplemente arrastrado por ella; porque la Alquimia requiere que la energía sea contenida de modo que pueda ser transformada. Yeshua y yo conseguimos muy rápidamente el estado, -lo que es conocido como las Cuatro Serpientes. Sucede cuando ambos han dominado las Alquimias internas de Horus a un nivel tal que pueden activar las Serpientes Solar y Lunar en sus espinas dorsales. De forma clarividente hay un canal central que asciende a través de la espina, y a la izquierda hay un Circuito Lunar y a la derecha un Circuito Solar, llamados Ida y Pingala por los yogis y yoginis. En las Alquimias de Horus se produce la activación de estos dos circuitos por campos magnéticos que son de tipo serpiente. En el lado izquierdo la Serpiente Lunar es negra como la brea, el color del Vacío, por tanto es la corporeización del Vacío en sí mismo y encierra el potencial como Creadora de todas las cosas. La Serpiente Solar es dorada. Un Iniciado hace a estas Dos Serpientes subir hacia arriba. En la medida en que ascienden atraviesan los chakras y se cruzan una a la otra. En la Alquimia de Horus las Dos Serpientes se cruzan por completo a través del quinto sello o garganta y en todos los sellos inferiores. Entonces ellas quedan enfrentadas en el área donde aproximadamente está la glándula pineal, o el centro de la cabeza. Aparece aquí como un cáliz con la glándula pineal en el extremo inferior del propio cáliz. Estas Dos Serpientes están vivas, -es decir no son estáticas sino que vibran, relampaguean y se ondulan con energía- y el retorcimiento de sus cuerpos dentro del Ka activa un incremento del potencial magnético. Existen prácticas específicas que os compartiré más adelante, pero lo que deseo exponer ahora es la práctica de las Cuatro Serpientes.

0 comentarios: