domingo, 29 de junio de 2014

TRONOS

Tronos Los Tronos son una clase de seres celestiales mencionados por Pablo de Tarso en Colosenses 1:16 (Nuevo Testamento) y tienen relación con el trono de Dios Padre. Son los símbolos vivientes de la justicia y autoridad de Dios. Según el Nuevo Testamento, estos seres celestiales están entre los Órdenes que sirven a Cristo. Los Tronos son mencionados nuevamente en Revelaciones 11:16. El orden correspondiente de ángeles en el Judaísmo se llama ‘abalim’ o ‘arelim’. Los ofanim (ruedas de Galgallin) son una clase distinta de seres celestiales, ubicados bajo varias jerarquías cristianas angelicales, que también son conocidas como ‘Tronos’, en referencia a Daniel 7:9 (Antiguo Testamento). Son los que llevan al trono de Dios, por eso llevan ese nombre. Se los describe como enormes ruedas cubiertas de ojos. Acerca de los Tronos Los Tronos son ángeles pertenecientes al Sexto Orden (segunda esfera); se trata de seres de tremendo poder y movimiento.
Son los guardianes de las energías más altas. Ellos se ocupan de que estas energías mantengan las conexiones y fluyan a través de las esferas. Actúan como los conductos de los mundos físicos y tienden a ser inmóviles en su existencia. Tronos: Según la tradición El espíritu de Dios es transmitido de alguna manera a estos ángeles, que a su vez pasan el mensaje a los hombres y a los ángeles inferiores. Los Tronos son conocidos en las escrituras como los transportadores de la justicia, pero su status en la jerarquía es confuso, a veces están por encima de los serafines, y a veces están al mismo nivel que los querubines. Pertenecen al segundo Coro, y tienen planetas asignados. Esta posición los convierte en algunos de los ángeles más poderosos al servicio de Dios. Según Tomás de Aquino, los Tronos tienen la tarea de deliberar la disposición de los juicios divinos. En otras palabras, ellos llevan a cabo o completan la justicia divina del Señor. Crean, comunican y colectan las energías positivas entrantes y salientes. La dispensación de la justicia es importante para los Tronos, ellos envían energías curativas a las víctimas y brillan con luz sobre las injusticias para llamar nuestra atención a su existencia. Al igual que sus contrapartes en la segunda tríada angelical, ellos son los más cercanos de todos los ángeles a la perfección espiritual y emanan la luz de Dios reflejando su bondad. A pesar de su grandeza ellos son muy humildes, característica que les permite dispensar justicia con objetividad perfecta y sin temor de caer en el orgullo o la ambición. Como son símbolos vivientes de la justicia de Dios y de su autoridad son llamados Tronos y llevan a un trono como su símbolo. Según las enseñanzas de la sabiduría occidental Los Tronos probablemente se puedan comparar con los “Señores de la Sabiduría”, una Jerarquía de Elohim astrológicamente asociada con Virgo, presentada en La concepción cósmica Rosicruciana. Ellos habitan, según esta cosmología, en el mundo del Espíritu Divino, que es la casa del Padre. Sin embargo, estas enseñanzas presentan directamente a los Tronos (de la visión del Antiguo Testamento) como una jerarquía más alta de seres celestiales llamada “Señores de las Llamas”. Según esta fuente, ambas jerarquías trabajaron juntas en un pasado remoto para el desarrollo de la humanidad.

0 comentarios: