domingo, 8 de junio de 2014

ARQUETIPO DE LAS DIOSAS ALQUÍMICAS Y TRANSFORMADORAS

Arquetipo de las diosas alquímicas y transformadoras Afrodita –diosa del amor y de la belleza-. Era la más bella e irresistible de las diosas. Tuvo muchas aventuras y numerosa descendencia procedente de sus numerosas relaciones. Creaba amor y belleza, atracción erótica, sensualidad, sexualidad y nueva vida. Entablaba relaciones por decisión propia y nunca fue victimizada. Así pues, siempre mantuvo su autonomía como diosa virgen y tuvo relaciones como diosa vulnerable. Su conciencia era receptiva y al mismo tiempo estaba concentrada, lo que le permitía un intercambio en dos direcciones, que le afectaba tanto ella como a la otra persona. El arquetipo de Afrodita motiva a las mujeres a perseguir intensamente las relaciones más que la permanencia, a valorar el proceso creativo y a estar abiertas a cambiar. ,,,,AFRODITA: DIOSA DEL AMOR Y LA BELLEZA, MUJER CREATIVA Y AMANTE,,,,,,, Afrodita-Venus, rige el disfrute del amor, la belleza, la sexualidad y sensualidad en la mujer. Es la figura de "la amante" en la que una mujer sabe transformarse, se enamora, se siente atractiva y sensual. Posee un magnetismo personal que atrae a muchos. Cuando Afrodita está presente como el arquetipo principal en la personalidad de una mujer, esta se enamora con frecuencia y facilidad. Y cuando esto pasa, ve bajo la "luz dorada" de Afrodita y se siente arrastrado hacia la belleza del otro. Hay una magia que flota en el aire. Los enamorados se sienten dioses y diosas. A través de ella fluye la atracción, la unión, la fertilización y el nacimiento de una nueva vida, es un proceso de creación. Afrodita inspira y aporta gran creatividad. Tiene tanto el aspecto creativo, como el romántico. Si ambos están presentes en la misma mujer, se compromete en relaciones intensas, dejándose absorber. Este tipo de mujer sigue a cualquier persona o cosa que le fascine. En su matrimonio fomenta la sexualidad y la pasión, sin embargo a menudo es difícil para una mujer Afrodita conseguir un matrimonio monógamo duradero pues la emoción no siempre se mantiene. Y en cuanto a sus conflictos, son todos aquellos que se derivan de las relaciones amorosas, pues Afrodita se arriesgará a entrar en cualquier relación que la enamore, con resultados muy variados. Conocer el patrón arquetípico es muy importante para una mujer Afrodita ya que le ayuda a saber que su naturaleza (enamorarse fácilmente, sentir atracción erótica y poseer un fuerte impulso sexual que otras mujeres no tienen), no es nada de lo que haya que sentirse culpable. A través de la meditación puede que resista más fácilmente el tirón de la atracción erótica y que pueda cultivar la introversión.
Estos tres conjuntos de Diosas: las Vírgenes, las Vulnerables y las Alquímicas, son la representación, a través de sus metáforas, de lo que una mujer puede hacer de su diversidad y de su conflicto interior, manifestando la complejidad y las múltiples facetas del funcionamiento femenino. Estas tres categorías a su vez se pueden subdividir en otras categorías y hacer que la lista sea interminable, ya que una diosa puede encontrarse en varias categorías. Ejemplos: Diosas independientes e invulnerables: Artemisa o Diana, Atenea o Minerva y Vesta. Aman su libertad personal, sus propias decisiones y no se dejan influir por los otros. Son las artistas, las innovadoras; funcionan por sí mismas. Diosas vulnerables y emocionales: Hera, Démeter, Perséfone. Son dependientes de los otros; sus sentimientos y su acción está muy influida por sus cercanos. Muy emotivas, corresponden a las esposas, madres, hijas. Diosas de gran fortaleza personal: Isis, Pachamama, Freya, Coatlicue, entre otras. Son diosas creadoras, muy fuertes y de gran capacidad de realización y contención. Ejercen una influencia en la comunidad. Diosas de Sanación: Birgit, Yemanyá, Oshun. Son muy inspiradoras relacionadas con el agua y con el fuego, principalmente y conectadas con emociones más sutiles. Ayudan en el contacto con el amor y las energías más invisibles. Diosas Oscuras o Ocultas: Inana, Pelé, Lilith, Sekhmet entre otras. Son nuestra sombra: la parte de cada una que nos cuesta ver y asumir. La ira, el resentimiento, el caos. Cuando sale a la luz ayuda a desarrollar mucha energía y transmutación. Diosas de la Compasión: Tara y Kuan Yin. Generosas, meditativas, sanadoras nos enseñan la meditación, la misericordia y la bondad. Son de origen oriental e irradian luminosidad y paz con su sola presencia y más aún, con su invocación. Diosa de la Buena Suerte: Lakshmi. Del panteón hindú representa la deidad de la fortuna personal, de la dicha en el plano espiritual y en la tierra. Cuando aparece los jardines florecen y todo tiende a mejorar. Es la Rueda de la Fortuna, arcano X del Tarot, que todos tenemos.

0 comentarios: