lunes, 9 de junio de 2014

CONCIENCIA


Tratar de definir la palabra conciencia es complejo. Podría decir que la conciencia es nada más y nada menos que la vida misma. Y la conciencia/vida se expresa de múltiples maneras en lo que se denomina hoy Campo Universal de Conciencia.
Cuando hablamos del Campo Universal de Conciencia estamos hablando del potencial infinito. También del vacío, del punto cero donde “todo” está en potencia y al mismo tiempo “es”.

Este concepto en definitiva es equivalente al concepto de Espíritu o de Dios, como prefieran llamarlo.
Cuando el potencial de este campo se expresa, lo hace con propósito, con orden. La conciencia se va moviendo y su propósito se va manifestando en información. Y esa información lleva una estructura, un orden.

La información también busca expresarse, y la energía es una forma de expresión de la información.
La materia a su vez es una forma de expresión de la energía.
La conciencia es todo, atraviesa todo, se expresa en todo.
La conciencia es el vacío, la nada, el todo. Es la red y es el nudo.

Todo es expresión de la conciencia única. Una galaxia, una estrella, un planeta, tú, yo, un caballo, un árbol, una piedra, una célula, un átomo…
Todo es vida conciente. Todo está unido, conectado.
Podemos acceder al Campo Universal de Conciencia porque somos parte de él, y cada parte de él está en nosotros.
Somos el infinito expresándose en forma finita.

El sistema de creencias estructura nuestros pensamientos y estos a su vez estructuran y determinan nuestras emociones.

Entre pensamientos y emociones se crea un circuito de retroalimentación, donde con más frecuencia de lo que quisiéramos nos quedamos atascados. Como nuestro accionar no es independiente de lo que pensamos y sentimos, se ve afectado también.



Debemos empezar por nuestra conciencia individual para proyectar una conciencia colectiva grupal que impacta de una manera extraordinaria.
Por eso es tan importante darle a nuestro cuerpo SER información positiva de regeneración y desintoxicación.

La mente (energía del universo que se conecta en el pensamiento através del Cerebro y más específico en el Sistema Límbico donde también se regulan las emociones. Posteriormente a ellos, dar señal de alerta y funcionamiento para liberación de aminas, neuropéptidos,polipéptidos,etc.)
Así de está manera registra la célula las demandas del organismo para accionar su sistema de alerta y supervivencia. Haciendo una copia fiel del ADN al ARN ,como una fotocopiadora. Así las células van a actuar de acuerdo a la información que reciba del sistema límbico.



Una metaprogramación consciente tiene múltiples beneficios a mi parecer, ya que al tomar consciencia de que nuestras ideas (esclavizantes muchas de ellas) son meros programas “instalados” por la cultura o un grupo determinado, podemos cuestionarlos sin preocuparnos por sentimientos de culpa o amenazas sobrenaturales (espero no arder en el infierno por escribir esto, jajaja); lo cual repercutiría en un protagonismo en la toma de decisiones sobre cómo movernos en este mundo, por lo menos (en principio) de forma personal; a esto lo llamo: LIBERTAD

El sistema nervioso toma consciencia de si mismo, permitiendo la reprogramación y la reimpresión de todos los circuitos anteriores. Se trascienden las realidades de los circuitos terrenales eligiendo de forma consciente y voluntaria el túnel de realidad a usar.

El Circuito Neurogenético :se activa cuando el sistema nervioso comienza a recibir señales desde dentro de las neuronas procedentes del diálogo ADN-ARN.

El Circuito Neuroatómico,Cuántico Deslocalizado:
El doctor Leary sugiere que el circuito neuroatómico es literalmente neuroatómico -infra, supra y meta fisiológico- un sistema comunicativo cuántico que no necesita de un recipiente biológico.
Cuando el sistema nervioso se eleva hasta este circuito de nivel cuántico, el espacio-tiempo queda suprimido. Se trasciende la barrera einsteniana de la velocidad de la luz; de acuerdo con la metáfora del doctor Sarfatti, superamos el “chauvinismo electromagnético”. La conteligencia contenida en la cámara proyectora cuántica es todo el “cerebro” cósmico, igual que la diminuta hélice de adn es el cerebro local que dirige la evolución planetaria. Como dijo Lao-Tse desde su propia perspectiva del Circuito neuroatómico: “Lo más grande se encuentra en lo más pequeño”.
Impreso por shock, experiencias cercanas a la muerte, muerte clínica, experiencias fuera del cuerpo, y percepciones transtemporales (precogniciones), o visiones transespaciales (visión remota). Sintoniza el cerebro dentro de un sistema deslocalizado cuántico de comunicación. El inconsciente extraterrestre. La conciencia sin necesidad de soporte físico, donde el espacio-tiempo quedan transcendidos.
En ciertos momentos de nuestro desarrollo,este tiene más espacios de vulnerabilidad para que se inscriban instrucciones que son necesarias para continuar con nuestro desarrollo, es un feedback que necesita el organismo. Lamentablemente, en estos momentos de vulnerabilidad podemos adquirir impresiones desfavorables que se traducirán en miedo, timidez, sumisión, despotismo, estupidez, homofobia, etc. En realidad, no se puede decir que un imprint sea malo o bueno, solo que es funcional o disfuncional a ciertas circunstancias.


 


Son aspectos no negociables de la personalidad que establecen los límites, parámetros, perímetros en los que todo condicionamiento y aprendizaje tienen lugar. A partir de las impresiones, de activan los diferentes circuitos.
según dice Mark Grant, el cerebro de un bebé recién nacido es una tábula rasa, producto de milenios de programación genética en las partes más antiguas.
Se encuentra en un entorno complejo sin programación, sin modelo alguno acerca de qué está sucediendo. Todo lo que ve es el remolino de caos de fotones, átomos y partículas subatómicas que la Física nos dice que es la ’verdadera’ naturaleza de la realidad. En el modelo de ocho circuitos de Leary/Wilson del cerebro, el bebé se encuentra operando en el primer circuito, el de biosupervivencia, preocupado principalmente de seguir vivo en un entorno desconocido.

A medida que los datos entran, las redes de neuronas los procesan y generan una serie de resultados. Algunos de estos resultados como mover una pierna, pueden tener buenos resultados (por ejemplo, andar), otros tendrán malos resultados (caerse). Cuando se producen malos resultados de forma consistente, la programación cambiará para reforzar esta asociación. Así, por ejemplo, aprendemos a caminar a través de la programación neurológica para los movimientos que generan un caminar correcto, a través de la prueba y error.
Esta programación, puede estar lejos de ser óptima. Quizá si el bebé se cae de una silla y se hace daño, desarrolle un miedo neurótico de las alturas como parte de su programación; y a consecuencia de ello, se negaría a arriesgarse incluso cuando el entorno sea seguro. Dado que esta programación opera a tan bajo nivel, y es creada cuando el bebé está luchando tanto por sobrevivir en un entorno extraño, podría ser muy difícil de cambiar más adelante en la vida.
Condicionamientos
Programas construidos dentro del perímetro creado por las impresiones. Son fáciles de cambiar a través del decondicionamiento. Estos los vamos adquiriendo a través de la información recibida por los medios,las relaciones sociales, de forma mas o menos inconsciente.
Los condicionamientos más profundos e inscriptos en áreas subcorticales los adquirimos en momentos más vulnerables de nuestra vida: educación, familia, medios, etc. Estos condicionamientos conforman el hardcore de nuestra personalidad. Modificarlos es un trabajo difícil, pero no imposible.

Aprendizaje.




Estos son los programas mas superficialmente grabados y mas fáciles de modificar/borrar que los condicionamientos. Los adquirimos de forma mas o menos consciente.
El condicionamiento y el aprendizaje construyen redes mas complejas sobre los cimientos de las impresiones. La estructura total de esta circuitería, construye nuestro mapa del mundo. Es lo que nuestro pensador piensa y nuestro demostrador convierte mecánicamente todas las señales entrantes en los límites de este mapa.

El Psicólogo Timothy Leary eleaboró este sistema que representa las funciones básicas de ambos hemisferios cerebrales, el izquierdo intelectual-lineal-racional y el derecho intuitivo-analógico-emocional. El primero es más terrenal y el segundo más espiritual o místico.

Cada hemisferio tiene 4 circuitos que cumplen distintas funciones orientadas al hemisferio que las contiene. Estos circuitos pueden ser activados de distintas formas, siendo los del hemisferio izquierdo los más fáciles de activar, algunos ya activos por defecto.
(Información del Manifiesto del Metaprogramador).

Podemos reprogramar toda nuestra conciencia cuántica.Pues si SOMOS CONCIENTES QUE SÓLO SOMOS LA POTENCIALIDAD PURA . ORDENANDO AL UNIVERSO DE MANERA SATISFACTORIA UNA CONCIENCIA (VIDA) PARA EL BIENESTAR INDIVIDUAL Y COLECTIVO.
EL UNIVERSO ES MENTAL.


0 comentarios: