miércoles, 25 de junio de 2014

CONECTAR CON LA ENERGÍA DE LAS PLANTAS

Conectar con la energía de las plantas Usted sabía que el corazón de las orquídeas y los árboles se conecta con el universo y el ser humano. Y que el corazón piensa, recuerda, y se comunica con otros corazones, almacena la información que continuamente pulsa a través de todo lo que está vivo. SIETE HÁBITOS PARA ESCUCHAR EL CORAZÓN Según Paul Pearsall, además de mis aportaciones personales, descubrimos siete formas de sintonizar con nuestro corazón: Calmarse Para sintonizarse con el corazón es necesario, bajar el ritmo, aquietarse, silenciarse y sentarse. No hay una postura correcta pero es importante estar en el momento presente. Pare de pensar y moverse, puede tomar varias respiraciones profundas y observar. Aligerarse No se tome las cosas tan enserio, los pensamientos, circunstancias… que estén sucediendo en este momento también pasarán.
Son transitorias. Callarse Pare de hablar, incluso a usted mismo. Este es un paso difícil porque el cerebro constantemente está buscado el sustento y obtención de bienes materiales, peleando para proteger su territorio, moviéndose hacia alguna parte y pensando en sexo o alguna forma de placer intenso e inmediato. Trate de observar la actividad de su cerebro como un extraño. Resonar No se trata de preguntar o hablar con un ser superior sino más bien escuchar el poder que hay dentro de nuestro corazón que busca una conexión con todo lo creado que está vivo. Rezar es el deseo de conectar con lo absoluto. Sentir Usted comparte la información en forma de energía desde sus células con todo lo creado en el cosmos. No trate de que todo el mundo alrededor suyo se sintonice con usted, más bien trate de sentir con sus cinco sentidos su conexión con los árboles, las flores, el agua o cualquier sistema vivo alrededor suyo. Aprender Trate de escuchar lo que su corazón le quiere enseñar sobre la vida, el amor y el trabajo. Trate de almacenar sus lecciones y recordarlas para momentos de estrés. Conectarse Trate de enviar la energía de su corazón a otros seres y estar abierto a otros corazones que le envíen su energía. Se puede sentir más completo y contribuir con la sanación del planeta. Las investigaciones han demostrado que es posible que en este momento otros corazones nos estén enviando energía y que nos podemos volver más conscientes de la interdependencia e interrelación de todas las formas de vida como las orquídeas y los árboles. Meditación con el árbol Lo bello que vemos y apreciamos en el árbol, está también en nosotros. Acércate y toca el árbol con tus manos, préstale atención durante un tiempo. Descubre sus colores, formas, textura. ¿Qué es lo que te atrae de ese árbol? Puede que su fragilidad, fortaleza, proporción, temporalidad... ¿Te reflejas en el? Parece como si hubiera algo que nos mantuviese en ese instante... Ese espíritu cósmico habitando en todas las cosas vivas de la naturaleza; la fuente de inspiración, creación... Como una luz cristalina que llega de forma silenciosa, llevándonos a ser uno sin tiempo ni final. ¿Encontraste tu conexión con el árbol? Obsérvalo con el ojo atento de tu corazón. ¡Ábrete y expande tu fragancia por el universo! Podemos considerar además que las orquídeas y los mándalas son también formas de conectarnos con el corazón del cosmos, la naturaleza y nuestra alma.

0 comentarios: