jueves, 5 de junio de 2014

DESPIERTA LA DIOSA QUE HAY EN TI

Despierta la Diosa que hay en ti

A lo largo de los siglos millones de mujeres han bailado con los movimientos naturales de la danza oriental en diversas culturas. Entre otros motivos, está claro que lo hacían porque les hacían sentirse bien. En Occidente esta danza nos resulta exótica y a pesar de alejada de nuestra cultura, expresa como en ninguna otra danza la esencia de la mujer. Aparte de ser un ejercicio fenomenal, armoniza el cuerpo y la mente, da lugar a la expresión de las emociones y la liberación de tensiones tanto físicas como mentales. Aporta una mayor claridad y paz interior. El poder transformador de la danza tiene origen en sus movimientos, que nos aporta infinitos beneficios, cambios que se dan de modo sutil y lento y nos acerca a la diosa que tenemos en nuestro interior. Algunas personas perciben estos cambios antes o más intensamente que otras, esto depende de la dedicación de la alumna, de la frecuencia de las clases o del tiempo de práctica en solitario. También es importante resaltar que todas las personas no reciben los mismos dones ni padecen de las mismas carencias. Cada persona tendrá una experiencia única en este mundo que está por ser descubierto. ¡Experiméntalo! La Diosa de la Tierra (Beneficios Físicos) Si paramos para pensar nos damos cuenta de que los pies son la única parte del cuerpo que están en contacto continuo con el entorno físico, o sea está siempre en contacto con la tierra, si lo contemplas te darás cuenta del importante papel que juegan. Al bailar aprendemos a pisar bien ya que los pies son la base de toda la estructura corporal y un buen apoyo del peso. Cambiando tu manera de andar contribuyes al bienestar del resto del cuerpo. La práctica de la danza oriental crea cuerpos terrenales y fuertes, como en el Pilates fortalecemos “el cinturón interno”. A través de los movimientos, contracciones y rotaciones del abdomen reforzamos los músculos que sujeta la espalda por delante (eje de la técnica de Pilates). Beneficios: - Aporta flexibilidad a todo el cuerpo y incrementa la resistencia corporal - Potencia el sistema cardiovascular - Reduce tensión y bloqueos en los músculos - Estimula el buen funcionamiento de los órganos internos - Aumenta la capacidad pulmonar - Alivia problemas digestivos y previene el estreñimiento - Atenúa los dolores de la menstruación y fortalece la musculatura del suelo pélvico entre otros beneficios... La Diosa del Aire (Beneficios Mentales) En realidad los beneficios corporales vienes acompañados de los mentales. Unos se retroalimentan de otros, pues la danza armoniza el cuerpo y la mente, la parte física con la parte emocional. En la medida que el cuerpo se distiende y se relaja, la mente también entra en un estado de relajación. El desbloqueo de las articulaciones, los músculos y los órganos, trae también consigo un desbloqueo psíquico, muchos sentimientos que reprimimos vienen a la luz. Como también los complejos y las insatisfacciones que sentimos en relación a nuestro cuerpo, dándonos la oportunidad de trabajarlos y liberarnos de ellos. También sacamos provecho de la coordinación psicomotriz, mientras bailamos una melodía tranquila con movimientos suaves de brazos, tu cadera puede estar marcando el ritmo de la percusión, esto lo lograrás poco a poco a medida que vas aumentando tu habilidad para coordinarlo todo. Así como en el Yoga la práctica de esta danza te permite desconectar de las inquietudes y preocupaciones (una vez que te concentras en lo que estáis haciendo, como cuando ensayas una pequeña secuencia de una coreografía) y poner la mente en blanco. Cuando bailamos nos encontramos en una especie de meditación activa que estamos viviendo en el presente. Al descubrir nuevos músculos con el desarrollo de los movimientos también despertamos nuestra conciencia corporal y la capacidad de conocernos mejor. Utilizando esta ventaja para las situaciones del día a día. Por último, hablemos de la creatividad, al bailar equilibradamente, desarrollamos la coordinación psicomotriz del lado izquierdo de nuestro cuerpo y este es uno de los mejores modos de desarrollar el hemisferio derecho de nuestro cerebro, responsable por la creatividad. Este hemisferio se inhibe cuando realizamos tareas mecánicas o secuencias rutinarias. ¡Actívalo y empieza a experimentar la inspiración en tu vida diaria! La Diosa del Agua (Beneficios Emocionales) No se puede generalizar los beneficios emocionales porque cada mujer es resultado de circunstancias y experiencias pasadas personales. Cada persona es diferente y posee una carga emocional única, las mejoras en este campo están vinculadas a la disposición de cada una de desprenderse de esta carga. La barrera que separa el físico del emocional es difusa, no se sabe exactamente donde acaba uno y empieza el otro, por ejemplo se mejoramos nuestra postura corporal es probable que nos sintamos más seguras de nosotras mismas, si se desbloquea el cuerpo se liberan también las inhibiciones que cargamos, esto te hará ganar más seguridad y mejorar las relaciones sociales en tu entorno. También es cierto que a medida que las estudiantes van dando clases empiezan a sentirse más femenina y a arreglarse más, atrayendo más seguridad de caer bien a los demás. Podemos percibir grandes transformaciones cuando ya llevamos un tiempo bailando, para esto también es necesario dedicación y constancia. En resumen, cuando invertimos horas y esfuerzo en algo que nos gusta y vamos obteniendo resultados es inevitable que aumente nuestra autoestima. La Diosa del Fuego (Beneficios Sensuales) A través de estereotipos culturales vinculados a la danza oriental como una danza sensual y de la bailarina como la mujer fatal, está claro que esta danza es asociada a todo lo que es sensual. Sin embargo, esta imagen está lejos de la realidad y de la esencia de este baile. El prototipo de sensualidad que potencia la danza es de una sensualidad profunda que echa raíces en nuestra energía corporal y en nuestra feminidad. El despertar de esta sensualidad es uno de los principales beneficios que nos puede ocurrir. A menudo las estudiantes no están acostumbradas a revelar a través de su cuerpo su lado más sexual y menos de una manera pública. Las convenciones y los tabúes sociales son los responsables de esta inhibición y condicionan a que disimulemos nuestros deseos y fantasías. Al profundizar el estudio de la danza nuestro cuerpo se torna más receptivo y sensible, recordando intuitivamente los movimientos que le son naturales y que en ocasiones tanto se pueden parecer a los de la danza. Apartado basado en el libro: Danza del Vientre - la danza más sensual del mundo, explicada paso a paso de Devorah Korek.

0 comentarios: