miércoles, 25 de junio de 2014

DION FORTUNE (CONTINUACIÓN) 2 AUTODEFENSA PSÍQUICA PSYCHIC SELF-DEFENCE

Estos son unos pocos especímenes escogidos entre los sesenta y tres anuncios similares contados en este simple ejemplar de una popular revista semanal. Están dados in extenso, sin modificación alguna salvo por la omisión de las direcciones. Consideremos ahora qué significan anuncios tales como éstos desde el punto de vista de las personas a las que no están dirigidos, las personas sobre las que se presume que el lector desea adquirir poder. ¿Cuál sería su posición si violase el décimo mandamiento y apeteciese la mujer de su vecino, o su buey, o su asno, o cualquiera otra de sus cosas valiosas? Suponiendo que el estudiante diligente de estos métodos desease algo ¿no debería tenerlo? ¿Y suponiendo que él está en el lado oscuro de la ley? ¿O si está cobijando un sentimiento de injuria y desea ser vengado? ¿O meramente ama el poder para su propio provecho? ¿Cuál es el sino del guarnicionero de cañones que proporciona al estudiante del poder mental material para sus experimentos? ¿Cómo se siente uno al estar dominado por éstos métodos, y qué resultados pueden obtenerse finalmente por un experimentador competente? Permítaseme dar mi propia experiencia, pese a lo dolorosa que es, pues alguien tiene que ser el primero en dar un paso adelante, y descubrir estos abusos que sólo puedan florecer por el fracaso general en realizar su significación.
Tenía yo veinte años cuando entré como empleada de una mujer que ahora sé que debía haber tenido un considerable conocimiento de ocultismo, obtenido durante una larga residencia en la India, y concerniente al cual solía dejar caer indicaciones de las que no podía sacar provecho en aquel tiempo, pero que, a la luz de un conocimiento posterior, he llegado a entender. Era su costumbre controlar a su personal por medio de su conocimiento del poder mental, y tenía una sucesión persistente de crisis nerviosas sumamente peculiares entre la gente que trabajaba bajo ella. No había estado mucho tiempo con ella cuando quiso que diera evidencia en un litigio. Era una mujer de un humor violento, y había despedido a un empleado sin aviso y sin paga, y él estaba demandándola por el dinero que le debía. Ella quería que yo dijera que su comportamiento había sido tal que estaba justificada en despedirle así. Su método de conseguir mi evidencia fue mirar a mis ojos con una mirada concentrada y decir, "Ocurrieron tales y tales cosas". Afortunadamente para todos los implicados yo había mantenido un diario y tenía un registro día a día de todo el asunto. Si no hubiera sido por esto yo no habría sabido dónde estaba. Al final de la entrevista estaba ofuscada y exhausta, y me tumbé en mi cama con mis ropas y dormí el sueño de la exhaustión extrema hasta la mañana siguiente. Supongo que dormí por unas quince horas. Pronto después de esto deseó mi testimonio de nuevo. Quería deshacerse de mi superior inmediato, y deseaba encontrar suficientes apoyos para justificarla haciéndolo así. Repitió sus maniobras anteriores, pero esta vez no había conseguido un diario sobre el que dejarme caer, y para mi intensa sorpresa me encontré coincidiendo con ella en una serie de cargos enteramente sin base contra el carácter de un hombre del que no tengo razón para creer que fuese otra cosa que perfectamente honrado. La misma exhaustión y el mismo sueño muerto descendieron sobre mí inmediatamente después de esta entrevista igual que después de la anterior, pero ahora se manifestó un síntoma adicional. Conforme caminaba fuera del cuarto al final de la entrevista, tuve una curiosa sensación, como si mis pies no estuvieran en el lugar donde esperaba que estuvieran. Cualquiera que haya caminado a través de una alfombra que está hinchada con la parte de abajo llena de aire sabrá lo que quiero decir. Los ocultistas lo reconocerán como teniendo que ver con la extrusión del doble etérico. 

0 comentarios: