miércoles, 25 de junio de 2014

EL CIPRES

Entre las plantas mágicas nos encontramos al CIPRÉS (Cupressus semprvivens) Planta de Saturno, los griegos lo pusieron bajo la advocación de Hércules celeste puesto que simbolizaba la resurrección en los misterios órficos. Hay quien dice que su nombre se relaciona con la isla de Chipre, pero otros afirman que procede de Cyparisso, amante de Apolo, que mató por error con su jabalina un ciervo sagrado del dios. Tanta era su pena y tanto lloró que cayó rendido al suelo y se transformó en un árbol grande y fuerte que derrama sus lágrimas de resina y Apolo le ordenó que estuviera presente en los rituales de los muertos. Estuvo dedicado a Hades y a la muerte por su capacidad de rebrotar cuando se le corta un tronco. Los héroes muertos en Grecia eran enterrados en ataúdes confeccionados con ciprés y que también eran realizadas las estatuas de los dioses para que no fueran objeto de descomposición. Las leyes leyes deberían grabarse en madera de ciprés por ser más resistente que el metal. Las puertas del templo de Diana de Éfeso estaban hechas de madera de ciprés. La tradición nos dice que procura consuelo a los corazones desgarrados por una separación, ya sea por una muerte o por el final de una relación. Su infusión se usa en limpias durante nueve días seguidos.
Una baya de ciprés en la que grabemos el nombre de nuestro animal de compañía y guardemos junto a nuestros efectos personales, le protege de perderse o de ser robado y, aun en este caso, el animal regresará a la casa. Los musulmanes lo plantaban en los cementerios porque su forma recuerda la de un dedo erguido reclamando silencio y meditación. Los antiguos romanos plantaban un ciprés cuando les nacía una hija porque ellos interpretaban su forma como un símbolo fálico, de modo que así pedían un esposo para la niña (de hecho, en su mitología, las flechas de Cupido estaban hechas de madera de ciprés). En el mundo de la brujería, el Ciprés también simbolizó a la muerte. Por esta razón, se asoció a la mala suerte. La madera de este árbol, sirvió para elaborar la mesa triangular empleada en determinadas operaciones de magia negra; y también en la imprecación de los ”responsos al revés” y otros ritos de la misma naturaleza. El Ciprés se convirtió en un árbol maldito, y maldita resultaba también su sombra y hasta su fragancia. La madera de Ciprés se quemaba en las hogueras de los brujos, junto a otras hierbas y drogas, para invocar a los elementales. Su resina sirvió para incontables rituales mágicos. Si elaboramos un ungüento a base de resina de ciprés y lo untamos en la planta de los pies, caminaremos con más ligereza y no nos cansaremos. Soñar con un ciprés es mal presagio, significa muerte, aflicción o retrasos en los negocios y esperanzas del soñador. PROPIEDADES MEDICINALES DEL CIPRÉS Una planta para las enfermedades de las piernas. Una de las principales virutdes medicinales del ciprés es su capacidad de tratamiento del aparato circulatorio Varices Flebitis Várices de las venas del cordón espermatico Una planta con propiedades astringentes y hemostatícas Hemorroides Diarrea Hemorragias Sangre por la nariz Metrorragia (menstruaciones excesivamente abundantes) Otras aplicaciones Exceso de sudoración Acné Sabañones Seborrea Un remedio muy usado en aromaterapia De las hojas y ramitas del ciprés, así como de sus frutos, se obtiene el aceite esencial, un líquido de color amarillo pálido o verde aceituna y olor ahumado fuerte. El aceite esencial es rico en numerosos componentes que le otorgan propiedad muy amplias y por ello presenta numerosos usos en aromaterapia. Como: Reumatismo Edemas Mala circulación Celulitis Stres Exceso de sudoración Problemas en la piel Problemas en el cabello

0 comentarios: