miércoles, 25 de junio de 2014

EL MAL DE OJO

El mal de ojo es una creencia popular según la cual una persona tiene la capacidad de producir mal a otra sólo con mirarla. De la persona afectada se dice que “está ojeada”, o que le “echaron mal de ojo”. Más allá de que sea para muchos una superstición, lo cierto es que el mal de ojo existe. Consiste en recibir por parte de una persona con mirada “fuerte” gran cantidad de energía negativa, que puede traducirse en el traspaso de odio, venganza o envidia. Se dice que el mal de ojo provocaría problemas de salud como dolores de estómago y de cabeza, diarreas y vómitos, además de generar un bajón de energía y confusión en la parte anímica. El proceso del aojamiento El mal de ojo, como proceso, puede ser de manera voluntaria o involuntaria, y es, según la creencia, efecto de la envidia o mala energía del emisor, que a través de su mirada (ya sea directa, en símbolo o incluso mental) provoca un mal en el envidiado. En algunas culturas orientales se cree, también, que las personas de ojos claros (azules, verdes, grises y rayados) tienen mayor poder para el mal de ojo. Los síntomas del mal de ojo en la cultura popular son los de un cansancio, adormecimiento o pesadez. Puede darse también una tristeza profunda y ganas de llorar, y en este caso se habla de “Aliacán”. De la misma manera, se puede sospechar el mal de ojo si algún objeto favorito o querido de la víctima sufre algún daño inesperado, sin causa previa específica o si el daño surge de la nada. ¿Cómo quitarlo? Muchos creen que el “aojamiento” se quita sencillamente creándose un escudo psíquico mental, hecho por uno mismo, a través de una meditación.
Es una forma de fortalecer la propia energía y también, la autoestima, y así ese escudo puede repeler ataques maliciosos, además de que proporciona equilibrio y estabilidad emocional. Sin embargo, hay también una serie de rituales y objetos que a lo largo de la historia de esta superstición fueron tomando importancia para resolver y solucionar sus síntomas. Cura con cabellos Esta cura se realiza por lo general en los niños: • Se corta un mechón de pelo de la persona afectada. • Sujetando el pelo entre el pulgar y el índice de la mano derecha, se realizan siete cruces sobre la cabeza del enfermo recitando, al hacer cada una de las cruces, la siguiente oración. “Cordero divino que al mundo viniste quítale el mal a quien se lo diste. En el nombre de la Santísima Trinidad quita el mal a esta persona que está en gran necesidad. Si ha sido por la mañana que te lo quite san Juan y santa Ana; si ha sido al mediodía que te lo quiten san Juan y la Virgen María; si ha sido por la tarde, san Juan y la Virgen del Carmen”. Amén. Agua con sal Esta cura se realiza si se sospecha que alguien en la familia tiene mal de ojo o si todos son objeto de envidia. Deberá hacerse un viernes por la noche; los objetos necesarios son: una vela blanca pequeña, un cuenco con agua, dos puñados de sal. Procedimiento: Se arrojan dos puñados de sal gorda o gruesa en el agua y se mezcla bien. Luego se coloca en el agua la vela, se ubica el cuenco tras la puerta y finalmente se enciende la vela. Deberá dejarse ahí hasta que se consuma. Si se quiere, se pueden encender más; en caso contrario, tirar el agua con sal sobre la tierra o en algún lugar donde haya agua en movimiento y lavar bien el recipiente. También puede encenderse una vela de este modo toda vez que se sepa que alguna persona envidiosa llegará de visita. COSTUMBRES Escudos para prevenir el mal de ojo El ojo turco: este ojo de vidrio azul se usa como dije, pulsera o llavero para evitar los efectos del mal de ojo. El cuerno de coral: en algunas zonas del mar Mediterráneo, sobre todo en Italia, se cuelga del cuello de los niños un trozo de coral rojo. La higa o figa de azabache: el uso de la mano de Isis está ampliamente difundido por todo el mundo y se fabrica con diversos materiales, sin embargo, a las que suele atribuírsele más valor preventivo son a las fabricadas con azabache. La cruz de pan: un amuleto protector consiste en colgar del cuello una bolsita que contenga una cruz hecha con miga de pan. Si está bendecida es mejor. El color rojo: algunas personas se atan una cinta roja su muñeca, o la colocan en el espejo interno de su auto contra la envidia.

0 comentarios: