martes, 10 de junio de 2014

LA SANACIÓN MAS PROFUNDA DEL ALMA

La sanación profunda del alma... "La decodificación del inconciente y la importancia de la ternura." La sanación profunda del alma comienza con la aceptación de la dualidad. El integrarla es el resultado de la desintegración de la creencia sobre la que se asienta el ser inconciente, bajo la cual éste deja surgir realmente la sabiduría. El poder ver la creencia, no significa necesariamente que ésta se disuelva, pues muchas veces lo realmente profundo aun queda escondido bajo las llaves del inconciente. Superar el poder de la sombra interna es poder dirigir esa fuerza hacia la conciencia presente, liberándose entonces de la necesidad de defensa o de ataque, que es lo mismo. En el ser profundo, en el ser que integra lo conciente y lo inconciente, se unifica todo lo que es, rebelándose finalmente el maestro que hasta entonces se manifestó así solo en determinadas circunstancias. En resumen, aun considerando su sabiduría, si están leyendo esto es porque están dispuestos a escuchar. Tanto como cualquier ser que encarna, nacen en la materia desde la percepción, real para la misma, sobre la vulnerabilidad, y esto queda solidificado, cristalizado, en todo humano, con especial profundidad en aquellos cuyos vínculos parentales no se relacionaron desde la ternura, el casi tercer componente de la relación entre el niño y cada uno de sus padres. El vínculo afectivo original: niño-madre, niño-padre, presenta una condición sine qua non para el desarrollo saludable del pequeño, y esta es simplemente la manifestación de la ternura. En el ser que esto ha faltado, sea entre el vínculo materno o paterno, o peor aún en ambos, crecen las resistencias, dividiéndose aún más profundamente el conciente y el inconciente. El niño que crece rodeado amorosamente por sus progenitores en cambio, al no necesitar defenderse más que de lo colectivo, construye el inconciente más frágilmente, más saludablemente. Esto que se revela es porque están buscando la respuesta sin esconderse tras la justificación de otra creencia, aún sea sobre la idea del servicio y la espiritualidad. La aceptación que surge del conocimiento es lo que permite que la resistencia pueda finalmente vencerse. El buscar la sanación en otros, parte sabiamente de la necesidad de encontrar la propia. Si logran ver esto en lo que respecta a cada uno, serán más concientes a la hora de manifestarse. El niño herido es hoy un adulto sabio, por lo cual la barrera defensiva ya no tiene fundamento. Respecto al servir a los demás, esto fue así programado desde el espíritu, por lo cual no invalida su buena voluntad. Llegó el momento de decodificar el inconciente, donde bajo y a partir del cual se dará la verdadera unificación en el interior. Del conocimiento surge la visión de la puerta que deben cruzar. El descubrir esto es revelar la clave. Sin embargo, aún será parte de la voluntad el cruzar al otro lado y SANAR.

0 comentarios: