domingo, 29 de junio de 2014

LOS OFAN

 Un ofan es un ser celestial descrito en el Libro de Enoc como guardián constante (junto con los Querubines y Serafines) del trono de Dios. El término ‘ofan’ significa ‘rueda’ en Hebreo, por lo cual los ofanes han sido asociados con la descripción que aparece en Ezequiel 1: 15-21 y posiblemente con Daniel 7:9 (en este último aparecen mencionados como gagal, o ‘las ruedas de Gagallin’) y las cuatro ruedas cubiertas de ojos que se movían al lado de los querubines, bajo el Trono de Dios. Las cuatro ruedas se movían con los querubines porque su espíritu estaba en ellas. También se refieren a ellas como ‘las llenas de ojos’ en el Segundo Libro de Enoc. Los ofanim también son comparados con los Tronos, en asociación con las ‘ruedas’ que aparecen en la visión de Daniel 7:9 (Antiguo Testamento). Ellos llevan el trono de Dios, de ahí su nombre. Sin embargo, no parecen ser los mismos Tronos que menciona Pablo de Tarso en Colosenses 1:16 (Nuevo Testamento). Función y Filosofía Estos ángeles príncipes son llamados a menudo ‘Ophanim, ruedas de Galgallin’. Se dice que eran las mismísimas ruedas de la carroza celestial del Señor (Merkabah). “Las cuatro ruedas tienen llantas y su radio estaba lleno de ojos a su alrededor”. Con frecuencia se los nombra como las ‘llenas de ojos’. Gulley (1996, p.37) afirma que: “Los tronos, también conocidos como ‘ophanim’ y ‘galgallin’, son criaturas que funcionan como las carrozas de Dios conducidas por los querubines.
Se caracterizan por su paz y sumisión; Dios descansa en ellos. Los Tronos son descritos como enormes ruedas que contienen muchos ojos, y residen en un área del cosmos donde las formas materiales comienzan a tomar contextura. Cantan loas a Dios y permanecen eternamente en su presencia. Ellos mantienen la armonía cósmica de todas las leyes universales”. Los Ofanim y sus características Tienen la apariencia física más extraña de los ejércitos celestiales, ya que son representados como grandes ruedas brillantes cubiertas de ojos. Una explicación de esto (además de que actúan como la carroza de Dios), es que marcan el fin del primer Coro, donde las emanaciones de Dios comienzan a tomar formas más materiales, y por eso existen en un estado de transición. Los Ofanim en las tradiciones espirituales Ofanim en el Judaísmo Maimónides ubica a los ofanim como segundos en rango entre las diez categorías de ángeles que expone en la jerarquía angelical judía. Los ofanim son mencionados en la oración kal adon, a menudo cantada por la congregación, como parte del oficio matutino del Shabbat. En la jerarquía angelical judía los tronos y las ruedas son diferentes. Tronos en la iglesia Católica De Coelesti Hierarchia se refiere a los Tronos (la descripción del Antiguo testamento) como la tercera Orden de la primera esfera; los otros dos órdenes superiores son los Querubines y los Serafines. El texto dice que “El nombre de los más gloriosos y exultantes Tronos denota que están exentos e incontaminados de toda mancha y cosa terrenal, y que ascienden el camino empinado. Porque ellos no toman parte en lo mundano, sino que habitan junto al máximo poder, inamovible y perfecto, establecido en lo Más Alto, y reciben la divina Inmanencia sobre toda pasión y asunto, manifestándose a Dios y siendo abiertos a la participación divina”. Señores de las llamas en las enseñanzas de la sabiduría occidental La concepción cósmica rosicruciana refiere que ‘los señores de las llamas’ (una jerarquía de Eolhim astrológicamente asignada a Leo), son los Tronos que aparecen en la descripción del Antiguo Testamento ‘debido a la brillante luminosidad de sus cuerpos y sus grandes poderes espirituales’; las otras dos jerarquías de seres superiores son los querubines y serafines. Según sus enseñanzas, estas tres jerarquías han alcanzado la salvación, y por eso no son activos en el trabajo de la evolución.

0 comentarios: